SOBRE EL PRECIO DE LA VIVIENDA Por Alberto Dominguez

foto1Según datos de Sociedad de Tasación, el precio de la vivienda nueva en Barcelona alcanzó los 3.518 €/m2, un 66% por encima de la media estatal, situada en 2.120 €/m2, lo que significa un incremento interanual 3,3%. Desde Esquerra Socialista interpretamos este dato de forma muy negativa para las y los trabajadores catalanes, tanto desde una perspectiva económica como de sus derechos básicos.

Este incremento del precio responde principalmente a la demanda inversora que vuelve a hacer uso de la vivienda como bien especulativo gracias al calentamiento de los precios de alquiler detectado de forma sostenida en la capital en los últimos años.

La dificultad para acceder al crédito hipotecario, principalmente el perfil demográfico de 25 a 40 años, que ha visto degradadas y precarizadas sus condiciones laborales, tanto en estabilidad como en ingresos, desemboca en la lógica presión alcista sobre los precios de mercado del alquiler, la cual ha generado incrementos interanuales de dos dígitos en varios distritos de la ciudad de Barcelona. A esta situación debe añadirse la enorme demanda de alquiler turístico debido a un parque hotelero saturado y mal planificado, puesto que resulta más atractivo para el propietario, sea particular o persona jurídica, el alquiler por temporadas con elevados retornos de inversión a corto plazo.

De nuevo los particulares, pequeños propietarios, ven en la especulación inmobiliaria una salida a las pensiones insuficientes y a los bajos salarios. Los capitales inversores (fondos de inversión, SOCIMIS, family offices y otros vehículos fiscalmente muy beneficiosos para el capital), de nuevo, consideran las bajas expectativas de rendimiento económico de la inversión en economía productiva y se ven atraídas por el relativamente rápido rendimiento obtenido en la inversión inmobiliaria. De nuevo, una legislación insuficiente falla en la protección del derecho básico de toda persona a una vivienda digna a precio asequible. La creación de un parque de vivienda social, abordada tímidamente en Catalunya mediante sanciones a las entidades financieras que mantienen viviendas desocupadas y a la protección de núcleos familiares en riesgo de exclusión, es imprescindible para garantizar el acceso a un bien básico, de primera necesidad. Herramientas como la venta forzosa (en el caso de entidades financieras y vehículos de inversión, no de particulares) y la regulación de precios deben considerarse para abordar este problema en su correcta dimensión, de lo contrario el mercado inmobiliario está abocado a nueva espiral alcista en los precios inmobiliarios.

Las viviendas gestionadas por la SAREB o banco malo deben desempeñar un papel protagonista en este parque público residencial, si bien parte de las mejor localizadas y que mejor podrían haber contribuido a este objetivo ya han sido vendidas a inversores extranjeros a precios más que interesantes, teniendo en cuenta el coste que supuso para el erario público el rescate de las entidades financieras que motivaron su creación, que no tenía otro objetivo que el sostenimiento de un sistema económico que incluye la vivienda como un producto, una mercancía más. Revertir esta situación es difícil aunque no imposible si se plantea con honestidad una alternativa que no se vea condicionada por la salvaguarda de los intereses de las entidades financieras.

Por otro lado, cabe mencionar que el incremento de los precios, junto con la gentrificación detectada desde hace tiempo en algunos de los barrios más emblemáticos de la ciudad, ha provocado una dinámica centrifugadora hacia localizaciones más alejadas y asequibles, lo que también puede contribuir al incremento de necesidad de transporte desde las zonas periféricas del área metropolitana hacia la ciudad y al impacto sobre la contaminación atmosférica si, como en la actualidad, no existe un servicio de transporte público acorde a las necesidades de la población, tanto en frecuencias de paso como en precios, que disuadan del uso del transporte privado.

En definitiva, considerando que Barcelona presenta no sólo el mayor precio de obra nueva en el estado sino una clara tendencia creciente, y que la capital contagia inevitablemente a su entorno urbano, sería imprudente volver a ignorar el problema con la vana esperanza (la experiencia nos lo demuestra) de que el propio mercado inmobiliario o una mejora de las condiciones económicas lo resuelvan por nosotros.

Fuentes
http://www.st-tasacion.es/es/informe-completo-tendencias-vivienda-nueva.html

Anuncis

Posted on gener 8, 2017, in Uncategorized. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: